Posted on: febrero 13, 2024 Posted by: Fran Cortes Comments: 0

El baloncesto sudamericano competía con los mejores desde finales de los años 80 hasta principios del presente siglo con Cuba y Brasil como protagonistas. Desde el Mundial de 2006 en el que Brasil terminó Latinoamérica presenta una larga crisis en lo que a baloncesto femenino se refiere. No parece que Puerto Rico (único representante en Paris 2024) pueda romper la tendencia.

Un poco de historia.

Desde los años 80 el baloncesto femenino sudaméricano competía con los mejores con Brasil y Cuba como principales potencias. Así, en casi todos los campeonatos había una selección latinoamericana en puestos más que notorios:

JJ.OO Moscú 1980. Cuba. Quinta

Mundial 1983. Brasil. Quinta

Mundial 1986. Cuba. Sexta

Mundial 1990. Cuba. Bronce

Juegos Olímpicos Barcelona 1992. Cuba. Cuarta

Mundial 1994. Brasil. Oro. Cuba. Sexta

Juegos Olímpicos Atlanta 1996. Brasil plata. Cuba sexta

Mundial 1998. Brasil cuarta. Cuba séptima

Juegos Olímpicos Sydney 2000. Brasil bronce

Mundial 2002. Brasil. Séptima

Juegos Olímpicos Atenas 2004. Brasil. Cuarta

Mundial 2006. Brasil. Cuarta.

Eran años dorados para el baloncesto brasileño con grandes estrellas como Hortensia, “Magic Paula”, Janeth Arcain, Alessandra Oliveira o más recientemente Iziane Castro, Helen Santos Luz o la misma Erika De Souza. Mientras en Cuba destacaban jugadoras como Leonor Borrell o la bien conocida en España Licet Castillo.

Comenzaba entonces una travesía en el desierto que lleva a 18 años sin ninguna presencia en cuartos de final de selecciones que hace unos años eran potencias mundiales como Brasil y Cuba y en el que únicamente Puerto Rico salvaba el honor de Latinoamérica con la octava plaza en el Mundial de 2022. Plaza a la que hay que poner un asterisco enorme ya que pudieron ir al Mundial por la suspensión de Rusia por su guerra con Ucrania.

Mundial 2006. El último éxito latinoamericano.

En el Mundial de 2006 Brasil presentaba un equipo muy competitivo en una cita que organizaba en la ciudad de Sao Paulo. Para ello presentaba una plantilla con bastante veteranía. Así, Janeth Arcain, Helen Luz o Alessandra Oliveira permanecían de la generación dorada de los 90. Y había otras jugadoras de mucho nivel como Erika De Souza o Iziane Castro. Adriana Moses, Karen Gustavo, Micaela Jacintho, Silvia Gustavo Rocha, Soeli Zakrzeski, Cintia Dos Santos y Kelly Santos formaban una plantilla con interiores potentes y anotadoras por fuera. En la primera fase Brasil ganaba a Argentina y Corea del Sur y caía derrotada ante España. Se juntaban en la segunda fase con los 3 primeros de otro grupo y en esa fase Brasil ganaba a Lituania y Canadá y perdía contra Australia. En cuartos de final vencían de forma clara 75-51 a República Checa. En semifinales caían por 76-88 ante la Australia de Penny Taylor, Lauren Jackson y Belinda Snell. Tocaba pelear por el bronce y el rival era Estados Unidos que había caído sorprendentemente ante Rusia en semifinales. Las Taurasi, Sue Bird, Tina Thompson y compañía no dieron opción alguna y heridas en el orgullo apalizaban 59-99 a un Brasil que finalizaba con un más que digno cuarto puesto. Iziane Castro, Janeth Arcain, Helen Luz y Alessandra Oliveira fueron las mejores de las brasileñas.

Travesía en el desierto.

A partir de ahí se iniciaba una travesía en el desierto del baloncesto latinoamericano que dura hasta nuestros días. Así en los Juegos de 2008 Brasil con un balance de 1-4 no entraba en cuartos de final, en el Mundial de 2010 ni Brasil (9ª) ni Argentina (14ª) estaban entre los mejores. En 2012 Brasil con un balance de 1-4 volvía a quedarse fuera de cuartos de final. En el Mundial de 2014 Brasil terminaba en el puesto 11 y Cuba en el 12 con un nuevo fiasco. Los Juegos Olímpicos de 2016 los afrontaban con esperanzas como anfitrión el equipo de Brasil pero el resultado era muy malo contando los partidos por derrotas (0-5). Tras el fiasco de sus Juegos Brasil quedaba fuera del Mundial de Tenerife pero los dos equipos que lo dejaban fuera (Argentina y Puerto Rico) perdieron todos sus encuentros clasificando en el puesto 15 y 16 del campeonato confirmando el mal momento del baloncesto de Hispanoamérica tal y como comentábamos en Al Ritmo del Aro en San Cristóbal de la Laguna con el periodista brasileño Paulino Lamenha, periodista de referencia si hablamos de baloncesto brasileño. En los Juegos Olímpicos de 2020 era Puerto Rico el representante de Latinoamérica y el resultado era similar al de otras citas con un balance de 0-3.

Un oasis con asterisco.

En 2022 en el Mundial de Australia no iba a haber ningún representante de Latinoamérica. Con reducción a 12 equipos había menos plazas. 16 equipos disputaban 4 Premundiales en los que se clasificaban 3 equipos. Sin embargo en Marzo de 2022 Rusia fue apartada del Mundial por la guerra de Ucrania y su sustituta fue Puerto Rico, selección que había quedado última del Premundial con claras derrotas ante Bélgica, Estados Unidos y Rusia. Entraban de rebote en el Mundial y el equipo que lideraba Ariella Guirantes tenía una participación más que digna con triunfos claros ante Bosnia y Corea del Sur en la primera fase y una derrota con Estados Unidos. La derrota en cuartos de final con Bélgica y las siguientes con China y Canadá las dejaban en un meritorio octavo puesto. En los próximos Juegos Olímpicos volverán las boricuas a ser el único representante de la América latina en Paris 2024 tras lograr su plaza en el preolímpico de Xi´An. A pesar de las claras derrotas ante China y Francia un triunfo agónico 67-69 ante Nueva Zelanda terminó por darles la plaza olímpica.

El futuro.

Los resultados de los últimos Mundiales de formación con selecciones como Brasil, Argentina y México no hacen augurar un cambio de tendencia inmediato. Es cierto que Brasil tiene alguna pívot joven como Kamila Cardoso o Stephanie Soares de nivel WNBA pero de no aparecer exteriores de nivel el problema seguirá siendo el de los últimos años en los que con interiores de primer nivel como Damiris Dantas o Erika de Souza la selección de Brasil no alcanzaba puestos de privilegio.

Leave a Comment