Posted on: marzo 22, 2024 Posted by: Fran Cortes Comments: 0

Después de haber podido vivir en directo muchas Copas de la Reina la jornada de ayer es sin duda una de las más amargas. Ver a una jugadora lesionarse y con sensación de que ésta puede ser de mucha gravedad como en el caso de una jugadora como Raquel Carrera quien es la alegría personificada fuera de la cancha dejó helado a quien ésto escribe y a todo el pabellón fuera de la afición que fuera, era un sentimiento unánime en la grada. Otro de los aspectos positivos fue la grada. Lejos de estar lleno el Palacio de los Deportes Carolina Marín presentaba un aspecto excelente especialmente durante el segundo partido.

Pero también vivimos la cara más bonita de la Copa de la Reina. A mi personalmente no me gustan las Copas en mi ciudad. No me gustan porque supone perder mis “vacaciones de invierno” y no me gustan porque viajar a una Copa supone también conocer lugares del país donde uno no ha estado nunca. Ésta Copa ya he tenido opción de hacer algo de turismo y descubrir sitios como Bollullos del Condado (imprescindible para aficionados a la enología como yo), Niebla (impresionante su castillo) o el pueblo natal de Juan Ramón Jíménez (Moguer). La Copa de la Reina también es reencontrarte con amigos de otros lugares de España a los que ves en ésta gran fiesta.

En lo meramente deportivo Valencia Basket dominó casi siempre a IDK Euskotren aunque se vieron ciertos nervios desde el inicio con fallos bajo el aro y algún airball en el lanzamiento exterior. Valencia dominó desde la defensa sobre todo a las tiradoras del equipo vasco. Las de Azu Muguruza por su parte hicieron algo de daño y se mantuvieron cerca con el rebote en ataque de Fankam y tiros abiertos de sus interiores. Buenos momentos de Gülich y especialmente de Iagupova permitían las primeras ventajas relevantes valencianas. Pero tras una gran acción de Raquel Carrera (31-24) llegaba su desgraciada caída que nos dejaba helados. Con 36-26 se llegaba al descanso.

En la segunda parte Valencia Basket llegaba a dominar por 13 puntos pero no terminaba de romper el partido ante un IDK que seguía haciendo daño especialmente con esos tiros de fuera de Massey y Whalen. En Valencia tiraba de galones Queralt Casas para mantener diferencia en el marcador. Sin excesivos apuros se llevaba el triunfo el equipo de Rubén Burgos por 63-55 con 12 puntos, 6 rebotes y 20 de valoración como más destacada y con 10 puntos, 8 rebotes y 19 de valoración como la más valorada de las vascas.

El segundo encuentro de la Copa de la Reina entre Spar Girona y Movistar Estudiantes estaba ya de antemano marcado por las bajas. Dos de las interiores de Girona Regan Magarity y Giedre Labuckiene no estaban disponibles. Pese a ello, el dominio en la pintura de Mariana Tolo y el desacierto de Movistar Estudiantes mantenía en guarismos bajos el encuentro, dentro de lo que podría interesar al equipo catalán en una primera parte que tuvo la esperada igualdad. Pero la pérdida por lesión de Irati Etxarri supuso también una piedra más en la mochila para las catalanas. Tras el descanso poco a poco Movistar Estudiantes fue dominando. Al buen trabajo detrás de jugadoras como Camilion se le unían detalles de calidad de Méndez y acciones de mérito de Mawuli y sobre todo de Whittle en momentos decisivos. Con las estudiantiles ya de dominadoras, un Girona lastrado por las bajas y con poca gasolina se venía abajo y caía por 49-72 con un impresionante 23-46 tras el descanso. Mariana Tolo con 14 puntos, 8 rebotes y 28 de valoración estuvo muy poco acompañada por sus compañeras. En una actuación muy coral de las Women in Black (ayer in Blue) la más valorada fue Marena Whittle con 17 puntos, 6 rebotes y 21 de valoración. Me gustó mucho el detalle de las madrileñas con sus niñas de la Minicopa que bajaron a pista a celebrar con las grandes el gran triunfo. Me gustó bastante menos las prisas para echar a la gente del pabellón. En unas horas seguirá el espectáculo.

(Fotos Alberto Nevado. FEB)

Leave a Comment